SportForce

Todo sobre suplementación deportiva

Es lo primero que hacemos al nacer y lo último al morir. Hay infinidad de técnicas de respiración empleadas por escuelas de meditación y yoga durante siglos para alcanzar estados de consciencia alterada. Cuando nos excitamos o nos alteramos se nos acelera y antes de dormir nuestra frecuencia respiratoria baja. Cuando hacemos ejercicio físico es uno de los limitadores de nuestra resistencia ya que si no llega suficiente oxígeno a nuestros músculos el rendimiento baja.

Mucha gente sabe que la respiración es importante pero no sabe cuál es la manera óptima de respirar. Vamos a aclarar aquí estos conceptos:

Ejercicios aeróbicos y continuados como natación, ciclismo, maratón: La respiración debe ser relajada y profunda. sin forzar la inspiración ya que supondría un consumo adicional de energía que diminuiría tu rendimiento. Para practicar esta respiración túmbate boca arriba y comienza a relajar tu diafragma, notarás que tu tripa se empieza a hinchar a la vez que baja el diafragma mientras que tu tórax (las costillas) permanecen quietas. Es posible respirar solo hinchando y desinchando la tripa sin mover la caja torácica. Esto se llama respiración abdominal. Podemos ampliarla si mientras inspiramos bajando el diagragma e hinchando la tripa a la vez intentamos ensanchar nuestro abdomen hacia los lados.

Respiracion abdominal

Respiración abdominal

Una vez que aprendamos la respiración abdominal podemos realizar una respiración más completa. Bajamos el diafragma, ensanchamos todo lo posible la tripa y luego comenzamos a abrir la caja torácica ventilando así los pulmones de una manera más efectiva. Con esta respiración aumentamos la cantidad de aire que entra en nuestros pulmones y enriquecemos nuestro organismo con más oxígeno, que estará disponible para disminuir la fatiga muscular.
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=hilxojFOfrA&rel=0&w=240&h=240]
Ejercicios anaeróbicos, con múltiples repeticiones con cargas: La respiración en estos casos debe venir acompañada de una sincronización con el ejercicio a realizar. Debemos echar el aire cuando levantamos el peso (fase concéntrica) y tomar el aire cuando estamos devolviendo el peso al punto de inicio (fase excéntrica). Al expulsar el aire cuando realizamos el levantamiento (o al tirar de la carga), estamos tensando la musculatura abdominal y torácica lo que da más firmeza a nuestro cuerpo para un mayor apoyo en el levantamiento. Además los abdominales hacen de punto de refuerzo que complementa a la columna vertebral creando un “cinturón” que evitará lesiones.

¿Y tú, cómo respiras?

Leave a Reply